Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Index

Benahavís, entre montañas.

Su privilegiada situación, rodeado de picos, sobre la falda de la Sierra Blanca, en plenas estribaciones de la Serranía de Ronda y a escasos kilómetros de Marbella y Estepona, con los que linda su término municipal, hacen de Benahavís un auténtico tesoro artístico y turístico.
Desde sus montes se divisan más de 100 kilómetros de la costa española y buena parte de la del norte de África.

Atraviesan su término municipal tres ríos, que nacen en la serranía de Ronda y desembocan en el Mediterráneo:

• El río Guadalmina (o río de las minas), de 28 km. de longitud, que bordea la parte oriental del pueblo tuvo en tiempos una gran importancia estratégica defensiva, sirviendo además sus aguas para mover los molinos harineros.

• El río Guadalmansa (o río del molino de aceite «almazara»), que recorre el término de Norte a Sur por su lado occidental.

• El río Guadaiza (o río de Aixa,  sultana madre de Boabdil el chico), con 22 km. de longitud, en la margen izquierda de la carretera de Ronda a San Pedro y que pasa delante de las ruinas de Daidín.

El paisaje de Benahavís es muy pintoresco. Desde la carretera general, a la altura del término municipal de Estepona, se accede a la carretera principal de Benahavís. En seguida el terreno se eleva y aparecen las primeras estribaciones de la sierra.

El río Guadalmina se encaja en el terreno formando un cañón. A ambos margenes se observan altas cumbres. La carretera se ciñe al margen izquierdo, y a la derecha y abajo aparece un viaducto conocido como «las Angosturas» por lo angosto del terreno, que constituye uno de los paisajes más bellos de Benahavís.

Pasado este tramo, el paisaje se ensancha y se eleva hasta la entrada del pueblo. Destaca en el terreno su abundancia en rocas peridotitas, granito y mármol.

Su vegetación es la propia de sierra, encontrándose en su mayor parte cubierto por matorral y árboles silvestres, castaños y olivos, conformando un bellísimo paisaje.

Otro paraje a destacar en Benahavís es el conocido como la Charca de las Mozas, en Las Angosturas, una hoya en el lecho del río Guadalmina, cuyas aguas forman peligrosos remolinos.

Existen también en Benahavís importantes yacimientos mineros de mármol, grafito, talco, mica y hierro.

Es Benahavís por tanto un paraíso para los amantes de la naturaleza, ideal para recorrerlo haciendo senderismo y disfrutar de un paisaje sin igual que supone un relax para la mente y una exaltación de los sentidos.

Desde sus montes se divisan más de 100 kilómetros de la costa española y buena parte de la del norte de África.

Muy próximo a la línea de costa, pero al mismo tiempo en plena sierra escarpada, Benahavís conjuga dos factores comunes a muchos de los pueblos de la cornisa: urbanismo del más puro estilo de los pueblos blancos de la costa occidental que serpentean montaña arriba, y paisaje agreste del entorno inmediato y panorámicas espectaculares. 

Entre las obras monumentales de este pueblo destaca el Castillo de Montemayor, erigido en el siglo X y del que se conservan parte de sus murallas en buen estado. En el conjunto fortificado tiene en la Torre de la Reina su parte más notable porque quedan vestigios de lo que fueron aposentos y un pozo.

Por lo demás, en el término municipal hay varias torres vigía levantadas durante el reino nazarí de Granada como barrera defensiva, entre ellas la de la Leonera, bien conservada, Daidín, Campanillas, Tramores y Esteril, todas ellas de la época medieval. Tanto Montemayor como Daidín fueron poblados en su época. 

A %d blogueros les gusta esto: